Si te empezaron a gustar hace poco las aceitunas es que ya envejeciste

Un estudio reveló que es normal que a los niños les gusten los sabores dulces y les desagraden los amargos.

Un estudio reveló que es normal que a los niños les gusten los sabores dulces y les desagraden los amargos.

Si de niño te desagradaban las aceitunas y el chocolate amargo, pero ahora no puedes pasar un fin de semana sin beber una buena cerveza o una copa de vino, es signo de que estás envejeciendo.

Un estudio publicado en Physiology & Behavior reveló que es normal que a los niños les gusten los sabores dulces y les desagraden los amargos, porque el gusto se va modificando a lo largo de nuestra vida a causa de la biología.

“Varias líneas de investigación indican que el gusto por el sabor dulce es innato. Antes de nacer, la capacidad de detectar los sabores dulces funciona e interactúa con sistemas que controlan el afecto y la succión; así, los bebés recién nacidos son capaces de detectar los alimentos que necesitan para sobrevivir, por ejemplo la leche materna”, explica el texto.

La habilidad de detectar lo dulce no solo sirve para elegir la comida de mejor calidad, sino que también funciona como analgésico para los niños. Ingerir alimentos dulces hace que los niños de hasta 11 años tengan mayor tolerancia al dolor.

La destreza para detectar lo dulce se va disminuyendo con el tiempo. Cuando se llega a la adolescencia esto cambia para no volver jamás. Por eso quizás ya no te encantan los dulces y ahora aprecias una buena cerveza o un buen vino, recoge Vix.

De cualquier manera, los sabores amargos no ocupan la mayoría de nuestra alimentación porque, desde nuestra biología, los relacionamos con el sabor del veneno.

Fotos: Shutterstock.

pixel