¿Te consideras feminista? Averígualo en esta nota

En estos días con el matrimonio de Meghan Markle  se ha comentado mucho por su frase “Con el feminismo por bandera” que está en su biografía en la web de la Familia Real.

 

Déjame contarte que el feminismo se define como el principio de igualdad de derechos/oportunidades de la mujer y el hombre, y como el movimiento que lucha por la realización de esa equidad, pero hay muchas personas no lo comprenden así y sigue siendo un concepto rodeado de malos entendidos y controversias. Muchas veces esto se da por falta de información.

Continua leyendo y te darás cuenta si eres feminista o no.

 

Feminismo no es el contrario de Machismo

El feminismo busca la igualdad de derecho y oportunidades entre hombres y mujeres,

mientras que el machismo presupone la supremacía de los machos. Por lo tanto, lo contrario de machismo no sería feminismo, sino hembrismo.

 

El feminismo no es solo para mujeres

Toda persona, independiente de su sexo, genero, identidad u orientación sexual, que crea y busque la equidad de género, puede ser considerada como feminista.

 

Tu forma de expresarte físicamente no define tu nivel de feminismo

Puedes depilarte y también ser feminista, la cantidad de pelos, la expresión de género o como una persona se vista o maquille, no tiene relación con su postura frente a la equidad social, política y económica entre hombres y mujeres.

 

Ser feminista no es ser feminazi

El concepto de FEMINAZI nació en la década de los ’90, y fue popularizado por el conservador estadounidense Rush Limbaugh, refiriéndose así a las mujeres que pedían el control sobre su fertilidad y embarazo. De esta manera se compara el Holocausto de Hitler, en el que murieron miles de personas inocentes, con la lucha feminista. El gran error es asociar  tontamente- algo tan necesario como el feminismo, con un movimiento fundado en el odio y la destrucción. En este sentido, el concepto feminazi, no es más que una contradicción sin sentido…

 

Los logros del feminismo son logros para tod@s

Dentro de estos está el derecho a voto para las mujeres, mejoras de la educación, la capacitación profesional equitativa y la apertura de nuevos horizontes laborales, la equiparación de sexos en la familia como medio de evitar la subordinación de la mujer y la doble moral sexual. Si bien hay logros innegables, aún queda mucho por hacer.

Lo más visto