Toma nota!!! Cómo cuidar tu cabello en la playa

Pocas cosas hay tan relajantes como un paseo al borde del mar, bajo el sol y con baño incluido. Sin embargo, todas esas bondades que esta idílica escena reporta de forma inmediata a nuestro cerebro no se traducen en beneficios para nuestro cabello. Porque si la exposición al sol moderada, racional (y con protección solar, claro) puede resultar beneficiosa para nuestra piel –el sol ayuda a sintetizar vitamina D, fundamental para nuestros huesos, y te pone de buen humor– no lo es, en absoluto, para nuestro cabello.

Los rayos UV blanquean los pigmentos del cabello, ya sean naturales o teñidos, generando una decoloración inducida que, por lo general, deja el pelo menos vibrante y brillante. Además, los rayos UV también debilitan la estructura de la queratina del cabello, lo que conduce a la sensación de cabello áspero y quebradizo. El cabello dañado por el sol pierde humedad más rápidamente, se siente frágil y se ve opaco.

Toma nota y Prepara tu cabello para el verano

Antes de que comience la temporada de verano, lo ideal es preparar el cabello, corta las puntas dañadas para evitar que los agentes climáticos lo dañen más.

 

 

Ponte acondicionador o crema de enjuague

Lleva a la playa un acondicionador o crema de enjuague -no hace falta que sea de primera marca- y coloca una cantidad de crema en las puntas del cabello. Repite la operación luego de darte un baño en el mar.

Cepilla tu cabello

Cada cierto tiempo, mientras estés en la playa cepíllate o péinate el cabello para evitar la formación de nudos que luego terminan dañándolo.

 

Usa productos protectores de los rayos UV

En tu lavado habitual del cabello, utiliza un champú y un acondicionador que sea protector de los rayos UV. Para la comodidad de tu hogar, es más conveniente que uses una buena marca.

 

Evita usar el secador de pelo

Luego de un día de playa en donde la arena, el sol y la sal del mar tienden a secar el pelo, lo peor que puedes hacer es utilizar el secador de pelo luego de lavarte el cabello, descártalo por completo.

 

Con estos consejos fáciles de seguir, contribuirás al cuidado de tu cabello. Ahora ya sabes, no tienes más motivos para terminar el verano con una cabellera de león.