Los peligros del bronceado excesivo: un test de referencia para reconocer a un adicto al sol

La tanorexia o adicción al bronceado describe una condición de necesidad, en algunos casos irresistible, a lograr un tono de piel más bronceado, ya sea tomando sol o en cabinas de rayos UV. Cómo identificar si alguien sufre de una adicción?

Tienen un ideal de bronceado que nunca alcanzarán, al creer que su piel está pálida o con un tono “verdoso”. Se exponen al sol en horarios prohibidos y sin embargo nunca llegan a verse tan bronceados como quisieran. Son adictos al sol.

Los adictos al sol se exponen en horarios no recomendados y nunca llegan a verse tan bronceados como gustarían

Asimismo, se consignó que el 28,7% se protege del sol a diario, el 28,5% no lo hace nunca y el 24,5 sólo lo hace en vacaciones. “Otro dato interesante resultó que, sólo la mitad de los encuestados, aplica más de una vez al día el protector solar y que comparado con cinco años atrás, esto último no había variado. No protegerse de las radiaciones ultravioletas conlleva consecuencias preocupantes para la salud de la población”.

Un estudio publicado en la revista de la Academia Americana de Dermatología, en el que participaron más de 500 estudiantes universitarios muy tomadores de sol, mostró que más del 30% de los encuestados tenían dependencia al bronceado y que el 12% presentaba signos de dependencia problemática al bronceado.

Según los expertos, algunos síntomas de trastorno obsesivo-compulsivo y de dismorfofobia pueden conducir a un bronceado excesivo.

Es fundamental respetar los horarios de exposición solar (no hacerlo entre las 11 y las 16), así como aplicar siempre protector solar indicado por el dermatólogo, media hora antes de exponerse, y renovarlo cada dos horas.

Test de referencia: ¿si eres adicto (a) al sol?

La exposición a la radiación de las camas solares es perjudicial para la salud

La exposición a la radiación de las camas solares es perjudicial para la salud

Si la respuesta a la mayoría de estas preguntas es “sí”, deberías reconsiderar los hábitos con respecto a la exposición solar.

 

Fuente: Infobae