El amor y las redes sociales

 

Estos dos ingredientes no se deberían mezclar para nada, pero si aun así quiere probarlo le deseo mucha y siga estas pautas.

El amor y las redes sociales no se llevan. “Punto”. Al tratar de combinarlos puede que una relación se vuelva más conflictiva que romántica.

Quizá podría parecer un prejuicio o una condena de abuelita sobre la forma en la que los tiempos han cambiado, pero créame, existen infinidad de estudios que demuestran que las redes sociales tienen una influencia negativa en las relaciones de pareja al provocar celos, inseguridad, acoso y sobretodo, muchas confusiones.

De entrada, nuestra forma de socializar y por tanto de ligar empieza a cambiar ligeramente en los entornos urbanos. Según un estudio de Badoo, la web especializada en hacer que las personas se conozcan, un usuario común de Internet pasa más tiempo socializando en las redes que cara a cara.

Así, se calcula que uno de cada tres prefiere utilizar los medios digitales que contactar de frente a las personas. Además, uno de cada cuatro ha exagerado o mentido sobre sus conquistas o flirteos en las redes.

Ahora bien, las redes sociales son una espada de doble filo para las relaciones amorosas. Por una parte, al evitar el contacto cara a cara, pueden ayudar a eliminar ciertas conductas como la timidez o el miedo al rechazo y facilitar el que personas desconocidas se conozcan y establezcan lazos fraternales profundos. Sin embargo, un estudio publicado por el Journal of Compute-mediated communication explica que el uso de Facebook tiene una incidencia negativa en las relaciones amorosas.

Así, las conductas más frecuentes asociadas a las parejas y al uso de Facebook son celos, acoso virtual (los famosos stalkers, pues), la necesidad de popularidad (y en consecuencia, celos), baja autoestima y en general una percepción negativa de la relación, casi siempre ligada a la popularidad de uno y a la inestabilidad emocional del otro.

Le apuesto lo que quiera a que al menos una vez le han pedido que borre a una persona de sus amistades. Si es así, entonces usted se encuentra dentro del 12% de usuarios que a quienes se les ha pedido que eliminen a personajes molestos en las relaciones, de acuerdo a un estudio del Pew Internet Project. Ese mismo trabajo explica que el 50% de las personas que no tienen perfil en Facebook vive con alguien que sí tiene uno, lo que puede explicar que no tengan celos, aunque uno de cada cuatro reconoce que sí mira lo que los demás escriben en el muro de su pareja.

Tal parece que la felicidad de las parejas se encuentra en la capacidad de ignorar los perfiles de Facebook de cada uno.

Fuente: Forbes